Cine Gastronómico #2. Estómago

cine-gastronomico-estomago

Año: 2007
País: Brasil
Duración: 100 min
Director: Marcos Jorge
Género: Cocina/Comedia negra/Drama

Sinopsis

Raimundo Nonato es un talentoso cocinero de pueblo que llega a una gran ciudad de Brasil con una maleta y sin un real, y cuya primera parada en la urbe acaba siendo modesto y sucio bar. En él se ve obligado a trabajar para saldar una pequeña deuda que adquiere al no poder pagar un par de ‘coxinhas’ que había comido para saciar el hambre del viaje.

A partir de ese momento deja patente su talento para la cocina, algo que no pasa desapercibido para el dueño del bar, que intenta aprovecharse de él. Pero su habilidad llama la atención de otro hostelero de la zona, y pronto empieza a trabajar en un restaurante mejor. Una vez consolidado en su nuevo puesto, comienza una relación con una prostituta del barrio donde trabaja, y empieza a descubrir nuevos horizontes gastronómicos y sentimentales.

A la par que lo anterior, se nos muestra su vida en la cárcel, lugar adonde no sabemos cómo ni por qué ha ido a parar y en donde habrá de ganarse el respeto de los otros reclusos.

Crítica

‘A pan ajeno, navaja propia’…lo que viene a significar que cada uno ha de arreglárselas como pueda para afrontar los problemas que le tocan. Y así lo hace Raimundo Nonato ‘Navaja’ (de ese modo deseaba, sin éxito, que le llamasen), dejándonos claro desde el momento en el que aparece en el mugriento bar de Don Zulmiro que lo suyo no iba a ser una simple historia de resignación, y que él iba a ser el único dueño de su final, desenlace al que, por otra parte, parece estar destinado.

Con una narración anacrónica cargada de saltos hacia adelante y hacia atrás, se nos presenta esta peculiar historia en la que pasado y futuro se intercalan en paralelo al mismo ritmo, sincronizándose, incluso, los golpes álgidos y anodinos de ambas dimensiones, y encontrándose las dos realidades sólo como colofón de la obra. Esto hace que la historia alcance un ritmo adecuado, algo que de manera lineal podría no haber ocurrido.

Algunos de los recursos de Estómago nos recuerdan a otras películas cariocas como la excelsa ‘Ciudad de Dios’ (la estética sucia o el lenguaje malsonante de los personajes) provocándonos una moderada carcajada de vez en cuando, e introduciendo al espectador de manera perfecta en ese ambiente que respira Raimundo, lleno de decandencia la mayoría de las veces, y en la que los pocos momentos de esplendor se los tiene que ganar él solito utilizando su enorme talento para la cocina.

Se trata de una película en la que la gastronomía es el argumento llevado a la máxima expresión: éxitos, fracasos, ilusión, decepciones…incluso el amor o el poder vienen marcados a golpe de cuchara; las clases sociales, la jerarquía y los principios son puestos en jaque por la cocina, que ejerce un efecto democratizador y convierte a todos en iguales. A todos excepto a ‘ Raimundo Romero’, apodo que recibe nuestro protagonista al entrar en la cárcel.

Recurriendo una vez más al refranero, ‘Al hombre se le gana por el estómago’, y bien lo sabe Raimundo.

Nuestra nota: 7,5/10

 

Deja un comentario