mazapan-toledo-artesano.jpg
mazapan-toledo-artesano.jpg
comedor-convento-san-clemente.jpg
como-hacer-mazapan.jpg
convento-san-clemente.jpg
hornear-mazapan-toledo.jpg
hacer-mazapan-en-toledo.jpg
mazapan-de-convento.jpg
libro-canto-gregoriano-toledo.jpg
mazapan-monjas-toledo.jpg
mazapan-convento-toledo.jpg
mazapan-toledano.jpg
mazapanes-de-toledo.jpg
obrador-convento-toledo.jpg
monja-haciendo-mazapan.jpg
tienda-pastas-artesanales.jpg
san-clemente-convento.jpg
Plaza de San Clemente, nº1. 45002, Toledo
3 Calle San Clemente Toledo Castilla-La Mancha 45002 ES

Así es, el Convento de San Clemente es el lugar donde nació el mazapán en el siglo XIII.

A principios del siglo XIII, en plena Batalla de las Navas de Tolosa las monjas de la Comunidad de San Clemente tenían el objetivo de atender a todas las familias hambrientas que llegaban al Convento. Fue entonces cuando, al ver que no contaban con materia prima, cayeron en la cuenta de que tenían muchos almendros y debían hacer algo: Comenzaron a elaborar pan de almendra para aliviar en hambre de las personas necesitadas.

Maza-Pan

Para ello, machacaban las almendras en un mortero, que todavía se conserva en el Museo del Convento de San Clemente, y elaboraban pan de almendra y tortas de pan en un gran horno de leña. De esta manera aliviaban el hambre de las familias que allí se congregaban diariamente. La maza que utilizaban para machar las almendras con el fin de hacer el pan, dio el nombre al producto más típico de Toledo: Maza-Pan.

A raíz de ahí, comenzaron a hacer la receta que hoy en día siguen utilizando las hermanas del Convento de San Clemente. Una receta que ha perdurado a lo largo de los siglos y que solo conocen ellas. Lo único que nos han dicho es que tiene dos ingredientes: Almendra y azúcar. Nada más… y nada menos. Así de sencillo.

Cuando pruebas un mazapán del Convento de San Clemente te remontas al siglo XIII. Se trata de un producto exquisito y único en la ciudad. Totalmente artesanal, las figuritas de mazapán se elaboran a mano, sin ninguna intervención de máquinas ni tecnología. Según la Hermana Carmen, encargada del Obrador, “ninguna figurita es igual a las demás, son todas diferentes. Las elaboramos, una a una, con nuestras propias manos”.

Cuando llegamos al convento y nos adentramos en el sencillo y pacífico mundo de la clausura. La hermana Susana nos condujo directamente al maravilloso obrador que tienen en la parte central del Convento. Al acercarnos al obrador, el olor nos envolvía de tal manera que sin conocer el sitio, podíamos ir solos siguiendo el maravilloso aroma de la almendra y el mazapán.

Al llegar al obrador, nos recibió la Hermana Carmen, encargada del Obrador y Madre Pilar. Nos explicaron absolutamente todo el proceso de elaboración del mazapán, cómo lo hacen, cómo lo elaboran, cómo le dan forma, etc. Os dejamos un vídeo para que podáis ver cómo dan forma a las figuritas de mazapán:

Nueve hermanas son las encargadas de ofrecer el mejor de los mazapanes que hayamos probado jamás: Madre Pilar y las Hermanas Susana, Carmen, Arelí, Susana, Cármen, Fátima, Deborah y Lorena hacen posible este milagro.

Deben probarlo. Deben pasarse por la tienda que han habilitado para el público en la Plaza de Padilla. Les atenderá muy amablemente la hermana Susana y, por favor, déjense asesorar por ella. Lo que les dé a probar, pruébenlo. No pueden decir que no a un pequeño trozo de cielo que, gracias a las hermanas de San Clemente, ha caído en Toledo.